Buscador

martes, 18 de diciembre de 2012

La Muerte e Inmortalidad del Alma

La Muerte ¿Principio o Fin?

La muerte es un tema de interés para la mayoría de las personas ya que es algo que tarde o temprano todos tendremos que afrontar.   

Tal vez la mayor preocupación en cuanto a este tema es qué pasa después, 
¿se acaba y ya? ¿seremos juzgados? ¿a dónde vamos? 
Muchos encuentran las respuestas a éstas preguntas y a muchas más en la religión,  
ya que aunque todas son diferentes por factores culturales, todas tienen un punto en común: una hipótesis en cuanto a la vida después de la muerte. 

Yo, por mi parte, propongo otra interpretación de la muerte, una de carácter filosófico propuesta por Platón en el “Fedón”. Ésta se basa en que la muerte es el paso hacia la verdad absoluta, porque al morir el alma se separa del cuerpo liberándose así de lo falso, algo que es llamado por él: mundo de las apariencias.


Con el propósito de sustentar la interpretación filosófica de la muerte según Platón en el “Fedón”, se debe explicar inicialmente cuales son los dos mundos que el filosofo plantea: el mundo de las ideas y el mundo de las apariencias, y en que consiste cada uno de estos. 



Después de entender que el mundo de las ideas es el mundo de la verdad y el mundo de las apariencias el mundo irreal y sensorial, se deberá explicar la inmortalidad del alma. Llegando así a la conclusión de que el hombre es una composición de cuerpo y alma, en la que la última es la parte de la composición que pertenece al mundo de las ideas y que ésta puede conocer la verdad absoluta después de morir al separarse del cuerpo (mundo de las apariencias) si en la vida practicó la filosofía.

INMORTALIDAD DEL ALMA

INMORTALIDAD


Inmortalidad proviene del griego Athanasía, inmortalidad; aftharsía, incorruptibilidad. 
Este término aparece sólo 5 veces en la Biblia mientras que la palabra inmortal aparece dos veces. 
Se califica a Dios como inmortal (1Ti. 1:17; Ro. 1:23 )y como el único que posee inmortalidad (1 Ti. 6:16). 
Es obvio que ninguno de estos pasajes otorga el más mínimo apoyo a la idea ampliamente difundida de que la inmortalidad es inherente al hombre. 



LA INMORTALIDAD DEL ALMA SEGÚN PLATÓN

Según Platón, el alma humana es inmortal porque provienen del mundo de las ideas,es decir, el alma humana es eterna siendo pre existente y pos existente, y recogió también la doctrina de la reencarnación y de la metempsicosis (migración del alma) de los pitagóricos. 
En su estado ideal, las almas se encuentran en eterna contemplación hasta que por alguna razón que Platón no puede explicar con exactitud, las almas se caen del lugar ideal y se encarnan en cuerpos. 
Esto es considerado como un castigo y una alienación de si mismo. 
La dimensión corporal del hombre es un mal necesario, es la cárcel del alma de la que hay que liberarse lo más antes posible según el filósofo. 



Argumentos

1...

En primer término existen los contrarios que se originan en los opuestos. La vida y la muerte son contrarios y la vida produce la muerte, se puede suponer entonces que la muerte produce la vida, en un proceso cíclico eterno.
El contrario es un derivado de la misma materia de que está hecho su opuesto.

2...

El segundo argumento que menciona la misma fuente, se refiere al conocimiento “a priori” que posee el hombre que no pertenece al mundo sensible, como las normas y los modelos absolutos, los cuales deben provenir de un estado anterior de existencia. Los jóvenes pueden ser inducidos a enunciar verdades matemáticas aunque no hayan recibido ninguna educación, por lo tanto el aprendizaje es sólo un recuerdo de lo que ya se conoce.
3...

El tercer argumento de Sócrates se fundamente en la característica espiritual del alma, que es capaz de contemplar las formas invisibles del mundo espiritual, que los ojos no pueden ver.

4...

El cuarto argumento trata sobre el gasto de la energía del alma. Al respecto, Cebes supone que a lo largo de muchas vidas, el alma puede agotar su energía y llegar a perecer.
Pero el alma es una forma y no admite la existencia de otra forma contraria, o sea la muerte, de modo que cuando el cuerpo muere hay que admitir que el alma no perece, ya que un principio espiritual es inagotable.

5...

El quinto argumento nos dice que no hay nada que pueda destruir el alma, ni la injusticia, ni la cobardía, ni la ignorancia, dado que estos males tampoco pueden destruir al hombre injusto o ignorante, más que al que es justo y sabio.

6...

El sexto argumento es que el alma es fuente y principio de movimiento, que tiene que ser increada porque si fuera creada no sería un principio; y además es indestructible y su movimiento ha existido siempre, porque si no fuera así, todo terminaría.




Tanto en el Fedón, como en la “República”, Platón parece revelar su creencia en la inmortalidad de los hombres.

Hay pasajes en sus escritos donde Sócrates menciona que esta vida es una preparación para la eternidad; y también observaciones sobre lo que decía Eurípides, que podría tener razón al afirmar que esta vida en el mundo, en realidad, es la muerte; y que la muerte es la verdadera vida.

Lo cierto es que Platón quería transmitir que el alma sigue existiendo después de la muerte del cuerpo y tendría una vida después de la muerte, acorde a como haya sido su conducta en este mundo.

La doctrina de las sucesivas reencarnaciones que Platón propone en los mitos no se sabe hasta que punto eran tomadas por él en serio, aunque parece ser que el alma podría escapar de ese ciclo y también que podrían ser arrojados para siempre al Tártaro, los pecadores que no se corrijan a tiempo.




La inmortalidad es cada dia una idea más cercana, la inmortalidad no solo un deseo lejano, sino algo casi inevitable que podría pasar este siglo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

PRO Vida

Sonría lo estamos Filmando